domingo, 6 de marzo de 2016

EL BOSQUE DE LOS SUICIDIOS, un bosque tan lúgubre como real

   Sara y su hermana Jess tienen algo en común: la misma cara y el mismo cuerpo, vamos, que son gemelas, y cómo toda buena gemela tienen una conexión espiritual, son capaces de saber como se encuentra la otra persona sin necesidad de llamar por teléfono. 

   Un día Sara presiente que a Jess le ha ocurrido algo terrible allá en Japón, su actual lugar de residencia, por lo que decide empaquetar todo y marcharse al país del sol naciente. Si, lo mismo que tuvo que hacer Amber Tamblyn para encontrar a su hermana  en 'El Grito 2 (The Grudge 2)'.

   Sara, una vez allí, no solo descubrirá que los japoneses comen anfibios vivos, sino que todo el mundo vio a su hermana por última vez en el bosque de Aokigahara, a los pies del Monte Fuji, conocido más popularmente como el bosque de los suicidios.

   Si amigos, existe un lugar tan terrible dónde la gente va a pasar sus últimos días, un lugar tabú para los japoneses, en cuya cultura el tema de los suicidios esta más que normalizado, pero que si oyen hablar del bosque de Aokigahara se les sigue helando la sangre.

   Obviamente, aunque fueron a rodar alguna escena de la ciudad a Japón, los interiores se rodaron en los bosques de Serbia, ya sea por respeto, porque tanto el equipo como los actores se negasen por acojonamiento o porque simplemente les prohibieron rodar allí dentro.

   Allí en Japón, una de las actrices de Juego de tronos se encontrara con la actual pareja de Lady Gaga, o lo que es lo mismo, Natalie Dormer se encontrará a Taylor Kinney, un apuesto estadounidense que trabaja allí y que por casualidades de la vida conoce a un guía turístico que se conoce el bosque a dedillo, algo indispensable para no perderse en el bosque. Pero caminando se les echa la noche encima... y el resto lo tendréis que ver.
   
   La intención de la cinta es buena, rescatar el J-Horror que tan olvidado está ya en occidente, y este ha sido un primer aperitivo ya que en Halloween de este año se estrenará RINGS, la tercera entrega de la saga The Ring (La señal), además de que parece que coge carrerilla al producción de la adaptación USA de uno de los mejores animes de la última década Death Note.

  Como iba diciendo, el intento ha sido bueno pero no suficiente, y aunque la ambientación está conseguida (mantiene una atmósfera depresiva como el bosque), y la banda sonora al estilo nipones cree más escalofríos que la propia cinta, lo que se esperaba de una cinta de terror situada en un paraje como el de este bosque bien se merecía un guión más elaborado. Pero no por ello deja de ser una cinta entretenida (quizás a algunos esa lentitud les aburra pero a mi esa depresiva melancolía que se respira en el ambiente consiguió mantenerme en vilo durante todo el metraje, con algún susto que no me esperaba, otros un tanto rutinarios, y una paranoia de saber si lo que está pasando es fantasía o realidad con un giro final que no agradará a todo el mundo, pero que no está nada mal. Si bien no estamos ante ninguna maravilla, no deja de ser curiosa.





←  Siguiente Anterior  → Página principal

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada